DescubriendoRosario Lunes, 30 de Noviembre de 2020


Ubicación:

Av. Central Argentino y Av. Alberdi

1880: Barrio Inglés

Enclavado en lo que ahora es un lugar estratégico de Rosario, donde nace la avenida Alberdi, el barrio Inglés mantiene su encanto como puede. En sólo dos manzanas irregulares alberga dos grupos de viviendas, el Batten Cottage y el Morrison Building, que muestran un estado de preservación más que heterogéneo: algunas casas se ven cuidadas y mantenidas (más allá de con qué criterios), mientras otras sufrieron todo tipo de intervenciones o el deterioro que trae el paso del tiempo. Pese a que sus callecitas con aires de suburbio inglés cautivan a turistas y fotógrafos, el abandono se enseñorea inocultable.

Con sus problemas a cuestas, el barrio Inglés ya ronda 120 años. Fue levantado para el personal del ferrocarril Central Argentino, por entonces británico, que más tarde, tras la nacionalización de los trenes decretada por Perón, se transformó en la línea Mitre.

Incluye dos conjuntos habitacionales: uno es el Batten Cottage, destinado al personal administrativo jerárquico; el otro, el Morrinson Building, a obreros especializados. Los dos grupos ocupan manzanas irregulares, separadas entre sí y de los espacios verdes del entorno por calles de tierra. No por casualidad, una de las quejas más reiteradas de los vecinos es por el barro, que las vuelve intransitables cuando llueve.

El barrio está limitado por otras dos calles importantes: Central Argentino, que lo separa de los terrenos del Alto Rosario, y avenida Alberdi al 100. Sobre esa última arteria las viviendas quedan semiocultas por otras construcciones de la misma época y mismo estilo inglés, en sus comienzos sedes del culto y la enseñanza.

En una de ellas fue fundado, el 24 de diciembre de 1889, el Central Argentine Railway Club, primer nombre que recibió Rosario Central. Por eso hoy esa antigua línea de edificación se ve pintada en gran parte de auriazul. En ella se suceden un primer bloque señalizado por una placa que atestigua el nacimiento de Central, un segundo bloque identificado por un cartel del Organismo Nacional de Bienes Ferroviarios (Onabe) y un tercero que ocupa el Centro de Jubilados y Pensionados Nacionales Ferroviarios. La construcción del Onabe, muestra todos sus vidrios rotos y una bella ventana desvencijada.

No todos lo ven igual. Basta caminar un rato por las tres o cuatro calles del barrio para entender que la diversidad de estados de conservación de las casas se corresponde con otra diversidad de estados de ánimo. Están quienes aman el vecindario, pero también los que lo tildan de "villa" o "conventillo". Y esa disparidad se traduce en dificultad para encarar cualquier empresa común.

Entre los "enamorados" se cuentan el jubilado ferroviario como jefe de Despacho Oscar Rodríguez (70) y su esposa Graciela Farulla (64), propietarios de una de las viviendas más cuidadas del Batten Cottage. La pareja asegura que, desde que entró a vivir en su casa, preservó todo lo que pudo: las dos chimeneas, las aberturas (entre ellas, ventanas bow-window), los pisos entablonados de madera de vagón. Otros elementos arquitectónicos, como la escalera, ya habían sido modificados. Su único reclamo es muy atendible: piden árboles por la calle Central Argentino.

Las doce casas del Batten son de dos pisos, con un jardincito adelante y otro atrás. No todas conservaron ni el formato de sus ventanas, ni las verjas del jardín. Algunas construyeron garajes, modificaron las aberturas, cambiaron todos los pisos. Pero desde afuera, con sus techos de chapa a varias aguas, sus desagües a la vista y sus galerías, mantienen el inconfundible perfil inglés.

En el Morrison Building el deterioro fue mayor, pero también se advierten fuertes contrastes en el estado de conservación. Se trata de un gran bloque sobre dos plantas donde se alinean 24 departamentos de planta baja y alta, a los que se accede a través de galerías perimetrales de circulación.

FUENTE: DIARIO LA CAPITAL

Dejá tu comentario